Consultoría en relaciones laborales

lunes, 24 de octubre de 2011

CONTRATACIÓN COLECTIVA, CANCER ECONÓMICO; Por Valente Quintana P.


Encontramos de profundo interés e importancia este tema ya que es una de las principales problemáticas que sufre nuestro país, y nos concentramos en esta ocasión con el tema de la contratación colectiva laboral.

Antes de adentrarnos en este tema, atendamos a la definición de “contratación colectiva”, misma que se refiere al acuerdo de voluntades que se celebra entre un sindicato o varios sindicatos, con un patrón o varios patrones con el fin de generalizar mejoras a las condiciones laborales al interior de una empresa o de determinada rama industrial.

También así es importante mencionar el concepto legal de sindicato que es; "La asociación de trabajadores o patrones, constituida para el estudio, mejoramiento y defensa de sus respectivos intereses".

Ahora bien derivado de los dos conceptos anteriores podemos darnos cuenta que en general en nuestro país los trabajadores no tienen, ni cuentan con una participación en la vida sindical, ni gozan de una contratación colectiva que mejore sus condiciones laborales.

Legalmente los sindicatos se dividen en sindicatos gremiales, de empresa, de industria, nacionales de industria, y de oficios varios, pero esta división es poco conocida entre la comunidad empresarial, que al preguntarles por su clasificación generalmente  responden que esta atiende a características monocromáticas, unos rojos y otros blancos, siendo los sindicatos rojos los supuestamente activos, y los blancos organizaciones al servicio del patrón, y en efecto la realidad atiende más a esta diferencia que a la que pensó en su momento el legislador.

Durante los años 80s y 90s en México se cometió un abuso evidente en el registro de sindicatos a nivel local y federal, naciendo así la gran industria (y ya no tanto el derecho) de la contratación colectiva, varios sindicatos comenzaron a emplazar a huelga por firma de contrato colectivo a empresas en las que no tenían ningún trabajador, y esto generaba perdidas económicas muy graves a las empresas a las que lo mejor que les podía pasar era llegar a una jugosa negociación con los sindicatos para que quitaran las banderas rojinegras y obtuvieran el desistimiento de los emplazamientos a huelga, por otro lado, también se comenzaron a propagar los sindicatos blancos que sirven como antídoto para este mal.

Los sindicatos blancos por su parte son organizaciones que obtuvieron su toma de nota o registro ante la autoridad y se encuentran dedicadas a vender contratos colectivos a las empresas que empiezan operaciones o que ya se encontraron en su camino con algún problema laboral sindical, como un emplazamiento a huelga por parte de un sindicato rojo, estos sindicatos blancos operan al más puro estilo de la Onorata Societa, o Cosa Nostra, vendiendo protección a los empresarios, y cobrándoles una renta anual por mantenerlos alejados del conflicto, los contratos colectivos que firman con ellos se limitan a enunciar las condiciones laborales que prevé la Ley Federal del Trabajo y desde luego se mantienen alejados de los trabajadores y de su representación.

Como podemos observar con claridad, el sindicalismo mexicano ya sea rojo o blanco nos tiene sometidos a la Ley de Herodes, y las personas que están dispuestas a emprender un negocio se encuentran obligadas a participar en este circulo vicioso, muchos prefiriendo pagar una anualidad a un sindicato blanco, que tener que negociar un desistimiento al emplazamiento a huelga de un sindicato rojo, (en su mayoría sale más barato) podemos observar también que el sindicalismo en México es un grave problema que tiene en jaque a la economía nacional y un foco rojo desalentador a la inversión extranjera, y  como característica principal, que hoy más que nunca se encuentra completamente ajeno a clase obrera.

Lo peor del asunto en este tema, es que todas las acciones que realizan los sindicatos son conforme a derecho, no rebasan las normas laborales, y en las reformas laborales actualmente propuestas no se contempla una solución para solucionar esta grave problemática, seguiremos pagando anualidades a los sindicatos para evitar un mayor problema.


EL SINDICALISMO  ES LA MAFIA QUE ATENTA MÁS GRAVEMENTE CONTRA LA ECONOMÍA NACIONAL.

Lic. Valente Quintana P.
Consultor en relaciones laborales


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada